Cerca:

Mitjà:

Any:

El Cabanyal registra 150 inmuebles ocupados a la espera del desalojo policial

2016-02-17Publicat per:
El Consistorio se centra en peticiones al juzgado de desahucios de pisos municipales, aunque la mayoría se debe a propiedades privadas
Hasta 150 inmuebles públicos y privados están ocupados en el Cabanyal sin permiso de sus propietarios. Es el triste balance de la degradación de un barrio donde el Ayuntamiento ha comenzado el desalojo de sus propiedades, dando prioridad a lo que el alcalde Joan Ribó calificó de «ocupaciones sin necesidad», en referencia a que se trata de grupos de okupas pero con suficientes medios para evitar pegar una patada en la puerta y entrar a vivir en una casa ajena.

Las zonas con más concentración de estas viviendas son, indicaron ayer fuentes municipales, las antiguas unidades de ejecución por donde debía pasar la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y el bulevar San Pedro, entre otras. Sólo el Consistorio acumula una veintena de desalojos pedidos en los juzgados, que han empezado a tramitar los permisos y dando el visto bueno de ese modo a la Policía Local.

Las mismas fuentes comentaron que abundan más las ocupaciones en las edificaciones privadas. «Es difícil distinguir si se trata de viviendas aisladas o todo el inmueble, dado que con lo primero se suele inutilizar el resto, es decir, provocar que se marchen los vecinos», dijeron.

El último estudio encargado por el Consistorio fue dentro del proyecto Va Cabanyal, coordinado por el arquitecto Carmel Gradolí. En este informe se indica que el Cabanyal registra 740 solares e inmuebles en ruinas, pendientes de rehabilitación. En total, el barrio tiene 3.530 parcelas en 250 manzanas.

La concejalía de Desarrollo Urbano tiene en trámite la aprobación de unas normas transitorias, el primer paso después de la derogación del antiguo plan del Cabanyal. Al documento apenas se presentaron alegaciones, por lo que se espera aprobar sin más dilación por parte de la Generalitat.

Estas normas transitorias servirán de puente hasta la aprobación de otro plan urbanístico, sin la prolongación de Blasco Ibáñez, que debe estar en marcha al menos en 2017 para que entre en ejecución en la recta final del mandato.

Hasta que la Administración autonómica apruebe la citada normativa, el Consistorio concederá licencias de obras con el paraguas urbanístico del Plan General de 1988. Esto supone una secuencia complicada para los particulares, que deben tener en cuenta los distintos documentos a la hora de planificar sus inversiones.

Está el caso de edificios como el gran bloque de un centenar de viviendas situado en la plaza Hombres del Mar que carecen de cualquier cobertura, dado que no se incluyeron en el Plan General ni en el plan del paseo marítimo. Fuentes de la concejalía de Desarrollo Urbano indicaron que «las viviendas no se quedarán sin protección y los vecinos podrán presentar licencias y peticiones de ayuda para su rehabilitación».

Estas fincas, una enorme manzana en la parte próxima al paseo marítimo, se sitúan en el extremo de la fallida prolongación de Blasco Ibáñez, por lo que el Consistorio tiene la propiedad de numerosas viviendas, muchas ocupadas ilegalmente.

La degradación del Cabanyal se escenifica en estas casas quizás más que en cualquier otro lugar del barrio. Muchos de los pisos están en la ruina más absoluta, aunque no se considera la demolición del complejo, dado que afectaría a decenas de familias sin recursos.

<- Volver a Prensa