Cerca:

Mitjà:

Any:

El Ayuntamiento activará 40 permisos suspendidos desde hace años y estudia proyectos públicos aprobados para iniciarlos cuanto antes

La revisión de la orden ministerial permite conceder licencias de obras en el Cabanyal

2015-04-19Publicat per:
«El Ayuntamiento podrá otorgar licencias de obras en el Cabanyal, de manera rigurosa y caso a caso». Las palabras pronunciadas ayer por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría, eran esperadas como «agua de mayo» por el Consistorio, como definió la situación el concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, poco después de escuchar el anuncio.

Vecinos partidarios del plan alertan de la ruina del barrio
La alcaldesa Rita Barberá desveló el pasado marzo, durante el acto de proclamación de su candidatura, que el Gobierno había iniciado la revisión de la orden del Ministerio de Cultura de diciembre de 2009, del anterior Ejecutivo socialista, donde se decreta que el plan del Cabanyal supone un expolio para los valores patrimoniales del barrio.

Fruto de esa revisión, Saenz de Santamaría adelantó ayer que el Consistorio podrá conceder de nuevo licencias de obras. Novo indicó que el concejal encargado de las licencias, Félix Crespo, ha recibido ya la orden de notificar a los interesados que pueden iniciar las intervenciones pedidas, tan variadas que van desde la reforma de una planta baja para habilitarla como un garaje, la reforma de una vivienda o incluso la rehabilitación completa de edificios de vecinos. No obstante, lo más rápido será la concesión de los permisos de Actividades.

«Habrá al menos 40 peticiones que podrán entrar en estos casos», subrayó el portavoz de los populares. Hasta ahora, las peticiones de licencias habían seguido la tramitación normal, salvo que al final se enviaba a los interesados un escrito donde se indicaba la suspensión del permiso por la orden ministerial.

La medida afectará a las unidades de ejecución que están fuera de la zona declarada Bien de Interés Cultural, mientras que el resto también entrarán aunque de una manera más prudente, especialmente lo que afecta a posibles derribos. Aún así, se estima que todas las calles alrededor de la zona central del barrio podrán beneficiarse de la medida anunciada por la vicepresidenta.

El sector privado no será el único beneficiado del desbloqueo de los permisos, sino que también influirá en la ejecución de varios proyectos públicos. La empresa Plan Cabanyal-Canyamelar, encargada de la gestión del plan, tiene en cartera varios edificios para realojos de vecinos afectados, así como otras obras.

«Estamos estudiando qué se puede hacer», subrayó el edil, quien recordó también los 17 millones de euros disponibles en ayudas estatales para la rehabilitación de inmuebles. Las subvenciones se refieren a los distritos de Ciutat Vella, el Cabanyal y los cascos antiguos de otros barrios, aunque se espera que una parte sustancial del dinero recaiga en el distrito Marítimo.

El bloqueo de licencias en el Cabanyal se remonta a mediados de 2010, cuando la presentación de un recurso en el Tribunal Constitucional por parte del Gobierno dio preferencia a la orden ministerial sobre cualquier otra norma.

Ahora, la revisión de la orden ministerial se encuadra en la negociación de la última propuesta municipal del cruce de la prolongación de Blasco Ibáñez por la zona declarada Bien de Interés Cultural. La alternativa del Consistorio prevé un 35% menos de derribos al estrechar la zona afectada, manteniendo la anchura del bulevar hasta el mar.

Hasta que se resuelva eso, el Consistorio tenía mucho interés en normalizar la situación del resto de licencias, sobre todo las pedidas por los vecinos. La modificación del plan recibió 28.000 alegaciones por la oposición de la asociación de vecinos y la plataforma Salvem el Cabanyal, que movilizaron una amplia recogida de escritos.

Hasta que se resuelva esa ingente cantidad de documentos, el gobierno municipal quiere empezar por las áreas menos conflictivas. De ahí que el concejal de Urbanismo precisara que no se autorizarán derribos de edificios, salvo en aquellos casos estrictamente necesarios por ruina y peligro para los viandantes.

El interés se centrará por lo tanto en obras de urbanización. Fuera de la zona protegida, lo que quedó más avanzado en 2010 es la calle San Pedro, aunque hay otras áreas despejadas donde se puede edificar sin problemas. La reactivación del barrio tiene también interés turístico. Como dijo la vicepresidenta, «Valencia es uno de los destinos favoritos y eso hay que cuidarlo», lo que podrá hacerse gracias a la revisión de esta orden»

<- Volver a Prensa