Cerca:

Mitjà:

Any:

UPyD lleva el caso del Cabanyal ante la Comisión Europea por faltar la evaluación de impacto medioambiental

2014-11-11Publicat per:
La eurodiputada de UPyD en el Parlamento Europeo Beatriz Becerra ha vuelto a llevar el conflicto del barrio valenciano del Cabanyal ante la Comisión Europea, en esta ocasión por faltar la realización de una evaluación de impacto medioambiental.

Tal y como se comprometió recientemente en una visita a Valencia, Becerra ha presentado ante el Ejecutivo comunitario una pregunta parlamentaria para que Bruselas se pronuncie sobre el hecho de que este plan de ordenación urbana carezca de la declaración de impacto, y si, llegado el caso, se ha informado sobre los motivos que justifican la exención de la aplicación de lo dispuesto en la Directiva.

Beatriz Becerra visitando El Cabanyal
Beatriz Becerra visitando El Cabanyal
El barrio del Cabanyal de Valencia es un Conjunto Histórico del siglo XIX declarado desde 1993 Bien de Interés Cultural. En julio de 1998 el Ayuntamiento de Valencia aprobó un plan de ordenación urbana (Pepri) con el objetivo de prolongar la Avenida Blasco Ibáñez hasta el mar, destruyendo a su paso más de 500 edificios y alrededor de 1500 viviendas.

El 29 de diciembre de 2009 el Ministerio de Cultura paralizó el Pepri por considerar que expoliaba el conjunto histórico; esa Orden Ministerial fue recurrida por la Generalitat, y el pasado mes de julio el Tribunal Supremo rechazó el recurso.

Tras 16 años de batallas judiciales, el Ayuntamiento de Valencia ha presentado recientemente una modificación del Pepri. A pesar de la naturaleza, dimensiones (más de 670.000 m2) y localización del proyecto, las autoridades consideran innecesario realizar una evaluación de las repercusiones sobre el medio ambiente, tal y como dicta la Directiva 2003/35/CE.

Becerra está trabajando para que desde la Eurocámara se abran dos vías de actuación para abordar esta problemática. La primera, la de la protección del patrimonio histórico, es una cuestión fundamental para garantizar la conservación de bienes de interés cultural. La segunda es, precisamente, la búsqueda de responsabilidades debido al fuerte impacto medioambiental que podría tener este proyecto.

<- Volver a Prensa