Cerca:

Mitjà:

Any:

Un estudio propone que sea la sede de la Dieta Mediterránea

La vieja lonja del Cabanyal busca destino tras salvarse

2014-10-02Publicat per:
El ayuntamiento rescata el edificio sin concretar el uso, mientras vecinos y docentes piden una zona peatonal para unirlo con la casa dels bous
Todo el mundo tiene claro que mantener en pie el edificio de la antigua lonja de pescadores del Cabanyal, que estaba inicialmente previsto derribar con el anterior plan del Cabanyal, ha sido un acierto, pero mientras se van siguiendo los trámites de clasificaciones de alegaciones al plan modificado y a la espera de que el Gobierno central levante la suspensión de obras en este barrio, este edificio protegido no tiene un uso predeterminado.

Desde el ayuntamiento en más de una ocasión han dicho que ahora se ha trabajado en su protección y que, cuando llegue la hora de rehabilitarlo, ya se verá la utilidad necesaria, pero no muy lejos en el tiempo, en abril de 2013, la Universidad Politécnica -a través de un proyecto financiado por el Ministerio de Cultura en época socialista- lanzó una propuesta en una investigación contenida en el libro 'El Cabanyal. Recuperación del patrimonio'. El profesor coordinador de la obra, Gaspar Muñoz, se congratula de que la lonja no se derribe y explica que quizá sería el momento de retomar el estudio que realizaron, donde la Politécnica, por encargo de Cultura, destinó este equipamiento a futuro Centro de la Dieta Mediterránea. «Una vez resuelto el tema urbanístico de la lonja, nos gustaría sacar a la luz de nuevo el proyecto».

En el libro, la Politécnica apostó por vincular temáticamente la lonja, la casa dels bous, y la fábrica del hielo -esta última también salvada del derribo con la revisión del plan-. El coste que estimaron fue de 5,6 millones de euros. Un total de 1,03 para restaurar los edificios; 1,7 para la adecuación, más impuestos. «En la fábrica del hielo proyectaron un edificio museográfico sobre la dieta mediterránea, que fue declarada en 2010 por la Unesco Patrimonio Inmaterial», explica Gaspar Muñoz.

En la casa dels bous y zona de teñidores, «que era donde guardaban los bueyes y teñían las redes, determinamos un centro de documentación y biblioteca sobre la dieta mediterránea, sala de reuniones y zona de restaurante para realizar degustaciones e investigaciones», añade.

En la lonja, edificio perteneciente a la Marina Auxiliante (patrones de barcas) propusieron utilizar la nave central como recinto expositivo. En cuanto a las viviendas existentes, Muñoz reconoce que es un tema difícil de resolver. En principio, el ayuntamiento prevé expropiar a los vecinos para que todo el edificio sea público.

La raíz del problema es que los residentes tienen derechos de vuelo, pero no del suelo. Desde la asociación Cabanyal-Canyamelar, Vicente Gallart, indica que los vecinos tienen unos derechos adquiridos y que habría que estudiar la posibilidad de conciliar los intereses patrimoniales y los vecinales. En todo caso, el proyecto de la Politécnica incluía la peatonalización de los tres edificios porque se encuentran en tramos próximos de la calle Eugenía Viñes.

<- Volver a Prensa