Cerca:

Mitjà:

Any:

Un tribunal de alta velocidad

2014-10-02Publicat per:
En sesión extraordinaria y urgente, tan sólo pocas horas después de que se produjera el hecho a analizar y en el tiempo récord de una hora y veinte minutos de debate resolvió el Tribunal Constitucional admitir a trámite el recurso del Gobierno central contra la aprobación de la ley de consultas de Cataluña y la convocatoria del referéndum sobre la independencia. No era para menos, dada la importancia que el Estado en su conjunto y a un número muy elevado de catalanes (la cifra en el resto de España está por determinar) otorgan al llamado desafío soberanista encabezado por Artur Mas.
En el valenciano barrio del Cabanyal y entre las personas que pugnan contra el plan urbanístico proyectado por el ayuntamiento para la zona no ha pasado desapercibida la inusitada rapidez del más alto tribunal español a la hora de dar curso al citado recurso. Porque los magistrados de la institución que preside Francisco Pérez de los Cobos han tenido tres años en sus anaqueles el asunto del barrio marinero, el pleito de las administraciones valencianas partidarias del plan de Rita Barberá para tratar de anular el calificativo de "expolio" lo señaló el Gobierno con el que socialista de Rodríguez Zapatero. En esos tres años, y apelando a que el caso estaba "sub judice", el ayuntamiento ha mantenido paralizadas todas las licencias de actuación en la zona afectada por el plan, decisión que ha enfadado a unos y a otros por lo que tiene de bloqueo vital.
Es lo malo que tiene que la Administración funcione bien: que sienta un precedente y siempre se le exigirá su mejor resultado. El Constitucional ha demostrado que puede actuar con celeridad; el Gobierno ha hecho posible que dos ciudadanos españoles enfermos de ébola en el Golfo de Guinea sean repatriados en burbujas de plástico y aviones especiales a las
pocas horas de confirmarse el diagnóstico. Lo saben hacer. Ahora falta que lo hagan siempre que alguien lo necesite, se llame como se llame.


<- Volver a Prensa