Cerca:

Mitjà:

Any:

Rita Barberá y El Cabanyal

2014-06-30Publicat per:
Lo decía en una tertulia el profesor Josep Vicent Boira: “hasta hace unos años, en El Cabanyal, donde yo vivo, había complicidad social, todas las clases sociales convivían y se relacionaban en un espacio de fuerte personalidad; eso ya no existe”. Creo que fue el mismo día cuando la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, anunciaba un nuevo acuerdo con el ministerio de Cultura (en manos del PP) para “desbloquear” la situación que le ha impedido llevar adelante su plan de alargar la avenida Blasco Ibáñez. Un plan que romperá en dos el barrio y que destrozará 1.600 viviendas, todo con el objetivo, defiende la corporación, de conectar el centro de la ciudad con el mar. Es, a decir verdad, su último intento por lograr ejecutar una idea que lleva años paralizada por la dura y constante oposición de un barrio que teme perder su entramado urbano y social, y ser víctima de esa especulación inmobiliaria que en los últimos años no ha ofrecido buenos ejemplos en Valencia.

Algunos de los más prestigiosos urbanistas y arquitectos de Valencia cuestionan la idea de la alcaldesa y apuestan por recuperar el barrio, preservar su estructura urbana, pues como señalan ya hay suficientes vías de acceso desde el centro de la ciudad al mar. Además, lamentan lo que es una evidencia: El Cabanyal es un barrio gravemente degradado principalmente por la injustificable acción de un ayuntamiento que, entre otros, ha derruido decenas de casas y ha impedido rehabilitar cientos de viviendas negando licencias a sus propietarios. Si uno se observa los actuales (no los antiguos) principales planes de revitalización de frentes marítimos de las ciudades más importantes de Europa observará que la época de las grandes avenidas que devoraban barrios enteros ha pasado a la historia.

Rita Barberá tiene ahora la oportunidad de escuchar, de ser permeable a las reivindicaciones de los ciudadanos afectados, de los especialistas y de la oposición y, finalmente, de buscar el consenso. Incluso en su partido son muchos los que ya están cansados de una obsesión, la de su plan para El Cabanyal, que tiene menos apoyos que nunca. Debería entender que la Valencia de los grandes eventos, la de los grandes espectáculos y de los grandes proyectos debe replantearse desde los cimientos, pues los ciudadanos tienen ya otras prioridades. El Cabanyal podría ser ese ejemplo de barrio marítimo revitalizado, un espacio urbano dinámico y socialmente integrador, donde no tenga cabida la especulación y sí el compromiso de unos vecinos agotados en una batalla en la que sólo pierde Valencia. Y así, tal vez, Josep Vicent Boira podrá decir algún día que diferentes clases sociales se interrelacionan en El Cabanyal como en el pasado. Sería una excelente noticia.

<- Volver a Prensa