Cerca:

Mitjà:

Any:

El vicealcalde Alfonso Grau se reúne con la plataforma y con los vecinos del Cabanyal para decirles que la ampliación de Blasco Ibáñez es innegociable

El consistorio advierte a Salvem de que mantendrá la prolongación

2014-04-15Publicat per:
En un punto sin retorno. Así se encuentra la relación de la plataforma Salvem el Cabanyal con el Ayuntamiento de Valencia. El vicealcalde Alfonso Grau se reunió en la mañana de ayer con una representación de Salvem y con la asociación de vecinos del Cabanyal, pero no se movió ninguna ficha en el tablero del ajedrez.
El vicealcalde dejó patente a los portavoces de los dos colectivos contrarios al plan previsto por el consistorio, Vicent Gallart y Pepa Dasí, que la decisión de prolongar la avenida de Vicente Blasco Ibáñez hasta el mar es inamovible.
Alfonso Grau les detalló que están dispuestos a hablar y a estudiar cualquier otro punto, «pero la prolongación de Blasco Ibáñez es un tema innegociable», afirmó el responsable de Grandes Proyectos.
El encuentro se produjo después de que la plataforma Salvem el Cabanyal solicitara una reunión a la alcaldesa, Rita Barberá, el pasado enero y ahora, a menos de quince días de la última manifestación por las calles del Cabanyal de este colectivo, el vicealcalde los recibió para tener constancia de sus inquietudes.
En esta entrevista, Salvem y los portavoces vecinales querían que se incorporara «la voz de los vecinos, sin exclusiones, a un proceso de participación ciudadana en el desarrollo del necesario proceso de adaptación del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) al cumplimiento de la Orden Ministerial de 29 de diciembre de 2009».
El vicealcalde les recordó que se ha presentado en el Ministerio de Cultura una propuesta concreta de modificación del plan, manteniendo la prolongación y que están a la espera de una respuesta. Los vecinos recalcaron que el vicealcalde atribuyó al ministerio la responsabilidad sobre la lentitud con el que se está desarrollando este proceso.
Participación
Al término de esta reunión, los dos colectivos vecinales hicieron un comunicado en el que criticaron que en el encuentro con Grau «hemos vuelto a constatar la falta de voluntad de diálogo y de búsqueda de alternativas que abran una vía rápida a los problemas que afectan a El Cabanyal-Canyamelar».
Estos vecinos plantearon a Grau unas medidas para iniciar una nueva línea de trabajo con propuestas como levantar la suspensión de licencias o desarrollar labores culturales y sociales.
Grau no tardó en contestar, durante su visita vespertina a las cofradías de la Semana Santa Marinera. «Yo no me niego a todo. Eso es falso. Lo que he dicho es que cuando haya una modificación del plan del Cabanyal, podrán participar conforme establece la ley, es decir, con alegaciones y no reuniéndome con ellos en asambleas para discutir no se sabe muy bien qué», sostuvo el vicealcalde.
Grau destacó que lleva «más de 11 años diciéndoles, concretamente a Faustino Villora, que el punto de conflicto es un trozo pequeño y que del resto podíamos hablar».
El vicealcalde añadió que son ellos los que quieren «un nuevo plan. Me han venido a decir que o negociamos lo que ellos quieren, o volverán a los tribunales», a lo que Grau respondió que se hagan cargo «de los 11 años de paralización que llevan ya y los que puedan venir si siguen litigando».
Grau subrayó que le vale «que digan que levantemos la suspensión de licencias porque hay un informe de la abogacía del Estado, porque lo que tiene mayor valor normativo es la sentencia judicial y lo que dice el BOE».
En cuanto a cómo van las reuniones con Madrid, Grau indicó que la última reunión fue el 7 de marzo. «El Ministerio de Cultura tenía una especie de borrador, pero ni a ellos mismos les gustaba porque decían que era excesivamente técnico y todavía no me lo han mandado, a pesar de que lo hemos reclamado millones de veces».
El vicealcalde, además, añadió «que ojalá este Martes Santo nos llamaran del ministerio y nos dijeran que levantan la prohibición de actuar en el ámbito que no es BIC para poder empezar a trabajar ya».

<- Volver a Prensa