Cerca:

Mitjà:

Any:

Una manifestación con más vecinos y menos políticos que en otras ocasiones reclama un plan urbanístico de consenso

El Cabanyal, partido en dos

2014-04-06Publicat per:
Con más vecinos y con menos políticos (aunque los tres partidos que aspiran a configurar un tripartito hicieron acto de presencia), varios miles de personas participaron en la manifestación convocada por la plataforma Salvem el Cabanyal para reclamar un plan urbanístico de consenso para el barrio.

El paso de los años ha acentuado la degradación de un barrio de contraste, partido en dos al igual que sus vecinos. La zona delimitada por las travesías Pescadores y Amparo Guillem y las calles Escalante y Doctor Lluch, calificada como Bien de Interés Cultural (BIC), prosigue con su particular agonía.

Comerciantes y vecinos reclamaron que la solución urbanística del barrio sea objeto de un gran acuerdo, justo cuando se cumplen cuatro años de los últimos derribos ejecutados en la zona en aplicación del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) de El Cabanyal.

A pesar de que el Consejo de Ministros ya ha dado el primer paso para desbloquear el PEPRI, todavía no se ha podido concretar de qué forma se puede conjugar el proyecto diseñado por el Ayuntamiento (con el respaldo mayoritario de los votantes de los Poblados Marítimos en las últimas seis elecciones municipales) y el respeto a una zona declarada BIC (hoy plagada de solares y casas ocupadas) para evitar un expolio.

El líder del PSPV, Ximo Puig, acudió al comienzo de la manifestación pero no realizó el recorrido al tener comprometido un acto con la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano. No obstante, tuvo tiempo de cargar con dureza contra la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, a la que acusó de estar realizando un gestión «terrible» para los ciudadanos porque «está acabando con un barrio emblemático y antepone unos cuantos votos a la vida de un barrio».

Marga Sanz (Esquerra Unida) y Enric Morera (Compromís), que compartieron pancarta con los socialistas, escenificaron de nuevo la unidad del tripartito contra el principal plan urbanístico del Ayuntamiento de Valencia, junto al del Parque Central.

A pocos metros de la manifestación que recorrió la calle de la Reina y terminó en el Mercado del Cabanyal, otras miles de personas disfrutaban en el Paseo Marítimo de una jornada de abril más propia del verano, en la que también se celebró la Carrera de la Mujer.

Dos realidades paralelas de la Valencia marítima. La que representa el principal foco de degradación de la ciudad encorsetada por la legislación y la que se erige como su gran atractivo turístico al abrigo de la Marina Real Juan Carlos I.

<- Volver a Prensa