Cerca:

Mitjà:

Any:

Un desalojo y la inauguración de un monumento ( Las Asociaciones vecinales y sustitución de población en el Cabanyal )

2014-03-17Publicat per:
El pasado 24 de febrero a las siete menos cuarto de la mañana fue desalojada la finca del número 21 de la calle Vidal de Canyelles en el Cabanyal. El despliegue policial era de nueve furgones de antidisturbios y algunos secretas. Unas horas después la casa quedó tapiada y vacía. Este edificio esta en la zona prevista para la prolongación de la avenida Blasco Ibañez sin embargo el desalojo es consecuencia de la denuncia de propietarios particulares.

Hace tiempo se sabe que la prolongación no se va a hacer. La previsible revalorización de la zona beneficiará a los propietarios de la zona. Por eso las asociaciones vecinales, enfrentadas hasta hace poco, se han dado cuenta que tienen intereses comunes. Su romance se ha desarrollado en torno a dos reivindicaciones: permisos para rehabilitar y desalojo de las casas ocupadas (unas 120 según ellos).
La crisis y el paro han empujado a algunas plataformas vecinales de otros sitios a oponerse a los desahucios e incluso a apoyar la ocupación de casas vacías. En el Cabanyal sin embargo las asociaciones de vecinos y comerciantes han lanzado una agresiva campaña de acoso a quienes viven en casas que llevaban años abandonadas. Cuando se refieren a sus habitantes los identifican como “degradación social”:

“(...) hay que establecer un estricto control de las propiedades municipales que se encuentran deshabitadas u ocupadas ilegalmente, pues es en ellas donde se está produciendo la mayor degradación que se extiende a sus proximidades (...)” Comunicado de la Asociación de Vecinos y la de comerciantes (ACIPMAR) del 22 de julio del 2011
“(...) la zona se está convirtiendo en un gueto que 'no se puede soportar' , 'las casas están llenas de basura, hay piojos, ratas y de todo. O el ayuntamiento pone una solución o nos vamos a manifestar todos juntos'” Susi Gallart de la Asociación Si Volem el 25 de agosto del 2011
“(...) la zona mas degradada de esta parte del Marítimo se ha convertido en los últimos meses en una auténtica 'zona cero' donde proliferan las viviendas ocupadas ilegalmente,el tráfico de drogas al menudeo y los vertederos de basura y escombros en los solares (…) han tirado la toalla ante la incapacidad de controlar a un monstruo que se autoalimenta y vive a sus anchas en medio de su propia degradación” declaraciones de la Asociación de Vecinos a Las Provincias el 27 de agosto de 2011
Se señala como “degradación social” a quien sobrevive recogiendo chatarra, a quien rellena garrafas de agua en la fuente porque le han cortado la de casa, a quien se engancha a la luz, etc. La campaña trata de asociar a parte de los habitantes del barrio con la suciedad y la delincuencia para justificar las peticiones de expulsión. Los medios de comunicación han colaborado efusivamente con la campaña. Además las asociaciones han lanzado otras iniciativas:
El 14 de junio del 2012 la Asociación de Vecinos publicó una carta abierta a la alcaldesa de Valencia titulada “Basta ya de propiedades municipales ocupadas ilegalmente. Reaccione ya, alcaldesa”. El 25 del mismo mes la Asociación de Vecinos anunció la presentación de una denuncia ante el Ayuntamiento y la Conselleria de Sanidad para pedir inspecciones en relación a la “salubridad, higiene y seguridad”. El 25 de julio se hizo público un comunicado conjunto de la Asociación de Vecinos, la Asociación de Comerciantes (Acipmar), la Plataforma Salvem el Cabanyal y la Asociación Si Volem pidiendo el “estricto control de todas las propiedades que se encuentran deshabitadas u ocupadas ilegalmente y que se garantice el cumplimiento de las ordenanzas municipales en tales propiedades, especialmente aquellas cuya finalidad es conseguir las debidas condiciones de seguridad, salubridad, higiene y ornato público de los edificios”. El 20 de febrero de 2013 la Asociación de Vecinos hizo pública una lista de casas ocupadas propiedad del Ayuntamiento reclamando “que se agilicen los tramites”.
Como respuesta a estas reclamaciones el Ayuntamiento anunció una “ofensiva judicial” contra las ocupaciones en septiembre del 2013. A algunos propietarios desganados se les animó a denunciar la ocupación con la amenaza de multas por no pasar la Inspección Técnica de Edificios. Se desalojaron algunas casas con la excusa de que estaban en ruinas. Al mismo tiempo aumentó la presencia policial en el barrio y continuaron los cortes de agua y luz.
El Cabanyal es un símbolo para los partidos de izquierda valenciana. Ahora que se acercan las elecciones municipales las asociaciones vecinales, controladas por la izquierda, están tratando de recuperar su imagen “progre”. Han ido a protestar a la Junta Municipal en diciembre del año pasado, han acudido a radios alternativas y anuncian movilizaciones para abril.
El 24 de febrero después del desalojo los propietarios tapiaron la finca y colocaron anuncios de “PROPIEDAD PRIVADA” en la fachada. En el 2º piso se mantenían unos carteles que denunciaban la complicidad de las asociaciones vecinales en el desalojo y la sustitución de población que se oculta tras el eslogan de la “Rehabilitación sin destrucción”. El 13 de marzo los propietarios volvieron al edificio acompañados de la policía municipal. Entraron con una escalera, arrancaron los carteles del 2º piso y colocaron una pancarta de la Plataforma Salvem el Cabanyal. Con esta acción inauguraron oficialmente el primer monumento a La Hipocresía del barrio. Este monumento podría formar parte del valioso patrimonio histórico-cultural del barrio.

<- Volver a Prensa