Cerca:

Mitjà:

Any:

La plataforma vecinal convoca una manifestación el 6 de abril para reclamar un nuevo plan urbanístico

Salvem el Cabanyal vuelve a la calle contra la degradación del barrio

2014-02-11Publicat per:
Ya hay fecha para la manifestación de la plataforma ciudadana Salvem el Cabanyal. Será el domingo 6 de abril a las 12 horas, según se aprobó anoche en asamblea. El colectivo vecinal, contrario al plan urbanístico municipal que incluye la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, exigirá al gobierno municipal que desista de hacer derribos en esta zona marinera. El consistorio debe negociar ahora la adaptación de su proyecto con la orden del Ministerio de Cultura que protege el valor patrimonial del barrio.

«Hacemos un llamamiento para que otros colectivos se sumen y que quede patente en la calle que no queremos un plan que no ha tenido en cuenta a los vecinos», explicó ayer Maribel Doménech, presidenta de Salvem el Cabanyal. Aunque ayer no fijaron un itinerario porque aún queda tiempo, sí que tienen claro que la manifestación recorrerá las calles principales del Cabanyal.

Salvem el Cabanyal acordó anoche en asamblea, celebrada en el Ateneo Marítimo con la presencia de cerca de 400 personas, que este acto de protesta se realice una vez pasadas las Fallas y antes de Semana Santa. «Hoy día no se puede diseñar de espaldas a la ciudadanía, y más cuando es una medida que afecta a los propios vecinos. O cambian la metodología o no vamos a buen puerto», añade Maribel Doménech.

Sobre la posibilidad de diálogo entre el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Valencia, explicaron que «el plan actual no se podrá hacer, se tendrá que hacer uno nuevo». Y en cuanto a la comparación con la acción ciudadana del barrio de Gamonal, en Burgos, Domenech indicó que ellos llevan «16 años de lucha. No se puede comparar porque en Gamonal el talante de los políticos de Burgos no son los mismos que los que tiene Valencia».

Desde que el Gobierno retiró el recurso en el Tribunal Constitucional en noviembre del pasado año poco se ha avanzado, salvo la derogación de la modificación del Bien de Interés Cultural promovida por la Generalitat.

Queda pendiente pues la reunión de la comisión bilateral donde se debe negociar la adaptación del plan urbanístico a la orden ministerial de diciembre de 2009. A priori, las posiciones son opuestas porque la alcaldesa Rita Barberá ha reiterado hasta la saciedad que no renuncia a la prolongación de Blasco Ibáñez hasta el mar, mientras que la orden firmada por la entonces ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, tuvo como propósito principal impedir esta obra.

En el ayuntamiento, los grupos de la oposición han criticado recientemente la compra de más viviendas para derribo. La última modificación de créditos incluyó una partida de 343.000 euros a la empresa Plan Cabanyal-Canyamelar.

La ejecución del proyecto supondrá la demolición de 1.600 viviendas, aunque buena parte de este parque de pisos y plantas bajas ya son solares, tras las obras realizadas hasta la paralización de abril de 2010. En su lugar se ha previsto la construcción de 1.500 de promoción pública y varios equipamientos.

<- Volver a Prensa