Cerca:

Mitjà:

Any:

El suceso, sin daños personales, se produjo en una casa de la calle San Pedro en la que los bomberos ya habían intervenido otras veces

Un nuevo incendio en una vivienda en ruinas agrava la degradación del Cabanyal

2014-02-01Publicat per:
Un nuevo incendio en una vivienda en ruinas en el Cabanyal ha puesto en evidencia la degradación que sufre este barrio del Marítimo. El suceso se produjo en el número 40 de la calle San Pedro, considerada la zona cero del proyecto de prolongación de la avenida Blasco Ibáñez impulsado por el Ayuntamiento de Valencia y paralizado por el Gobierno.
La alarma saltó de madrugada, en tono a las 04.10 horas, según confirmaron fuentes de los Bomberos de Valencia. Hasta la zona se desplazaron un total de ocho vehículos del parque dotacional del Marítimo y del parque Sur, entre ellos vehículos de extinción y de personal con alrededor de 20 personas, además de una ambulancia.
Las mismas fuentes indicaron que el incendio se dio por extinguido alrededor de las 08.00 horas y que la vivienda se encuentra actualmente desocupada y tapiada, aunque en la parte inferior de la fachada se aprecian varios butrones. Según varios vecinos que se acercaron hasta el solar existente el cruce con Luis Despuig tras conocer los hechos, en el inmueble había varias personas viviendo de forma ilegal y dedicándose al negocio de la chatarra. De momento, se desconocen los motivos que provocaron las llamas en un inmueble que no es de propiedad municipal (como sí sucede con otros) y en el que los bomberos ya habían intervenido en otras ocasiones.
Propiedad privada
Debido al estado de abandono de la vivienda, los bomberos estuvieron trabajando hasta mediodía en tareas de revisión de este edificio de dos plantas y del contiguo para comprobar posibles daños a la estructura. De hecho, la vivienda del número 42 ya sufrió un incendio en junio del año pasado que, además, se propagó a otro piso de la calle Sol y provocó una explosión en un cuadro eléctrico mientras los bomberos realizaban el servicio.
En esta ocasión, sí que se tenía constancia de la ocupación ilegal del inmueble, que también era de propiedad privada, y desde la asociación de vecinos Cabanyal-Canyamelar calificaron de polvorín toda esta zona tras las entradas sin permiso a las viviendas abandonadas de las calles Progreso, Escalante, José Benlliure o San Pedro.
Unos meses más tarde (en concreto, en octubre) se registró otro fuego en un solar ubicado en el número 153 de la calle Barraca, que afectó gravemente a la pared medianera de una finca colindante. Este solar era de propiedad municipal y estaba sin vallar.
La plataforma 'Sí volem' mostró ayer su preocupación por haberse registrado un nuevo incendio en el Cabanyal. Una de sus representantes, Susi Gallart, lamentó la situación de abandono en el barrio por la paralización del plan urbanístico. «Están invadiendo las casas tabicadas y esto ya es degradación por degradación. Los vecinos estamos cansados de esta situación y queremos una solución», comentó.
Una solución que, a su juicio, pasa por la reactivación de las obras de la prolongación. «La Policía Local acude cuando avisamos de cualquier incidente u ocupación; los servicios de limpieza, también actúan. Pero el problema ya es de convivencia», detalló Gallart.
A la espera de negociar con el Ministerio de Cultura la adaptación del proyecto a la orden de diciembre de 2009, contraria a la prolongación, el consistorio aprobó en la junta de gobierno del viernes pasado destinar 528.900 euros para comprar cuatro viviendas ya deshabitadas en las calles San Pedro y Vidal de Canelles.

<- Volver a Prensa