Cerca:

Mitjà:

Any:

Urbanismo abre expediente a la sociedad que impulsa la prolongación de Blasco Ibáñez, de la que es socio el propio consistorio

El ayuntamiento se ordena a sí mismo derribar un vertedero en el Cabanyal

2014-01-26Publicat per:
El ayuntamiento ha pedido al ayuntamiento que limpie un solar en el Cabanyal. El trabalenguas se refiere a un terreno repleto de residuos, enseres y vegetación, según figura en el mismo expediente donde se ordena un trabajo valorado en algo más de 12.000 euros. La parcela se encuentra en la zona cero de la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, en el número 45 de la calle San Pedro, y el embrollo refleja fielmente la espiral sin salida en la que permanece el plan urbanístico desde abril de 2010, cuando fue paralizado por un recurso del Gobierno en los tribunales.
La solicitud se realiza a la empresa Plan Cabanyal-Canyamelar, participada al 50% entre el consistorio y la Generalitat, aunque vinculada por entero a la estrategia municipal para el desarrollo de la reorganización y la construcción de 1.500 viviendas protegidas. El solar, según el informe de los técnicos municipales, carece de acceso pese a que está lleno de basura. El motivo es, comentaba ayer un vecino de la zona, que «es frecuente ver a gente tirando de todo por encima del muro». En realidad no hay una valla que delimite la propiedad, sino que se trata de los restos del muro del antiguo edificio.
Dentro hay paredes de las estancias, lo que se puede apreciar por encima de la basura. El pasado 12 de junio se firmó el informe con la solicitud, que se envió a la empresa el 25 del mismo mes. A la vista de que no había solicitado licencia de derribo, el concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, firmó el 30 de diciembre la orden de ejecución.
El motivo de esta inusual decisión, es decir, que el consistorio se pida a si mismo que mantenga limpio el Cabanyal, se debe a que es más fácil tramitar los trabajos con la citada orden que si se solicitara permiso para la demolición, según fuentes conocedoras del proceso.
Todo un caso de las dificultades de desatascar el plan urbanístico, pendiente de una negociación entre el ayuntamiento y el Ministerio de Cultura para adaptarlo a la orden ministerial de diciembre de 2009. El solar se sitúa en la zona que el consistorio tiene más interés en realizar, debido a que las demoliciones están muy avanzadas y se sitúa fuera de la zona declarada Bien de Interés Cultural.
La empresa tiene un contrato de mantenimiento de los solares que abarca unas 30 propiedades. Cada tres meses se hace un repaso de todos los vertederos que generan las ocupaciones ilegales de las viviendas, uno de los problemas más serios del Cabanyal. El solar de la calle San Pedro se explanará y limpiará por completo, para asfaltarlo después como ha sucedido en el entorno y formarán parte de un futuro bulevar si prospera el plan de 1999.

<- Volver a Prensa