Cerca:

Mitjà:

Any:

Una comisión entre el Gobierno y la Generalitat decidirá la adaptación del proyecto municipal con la protección del barrio que pide el Ejecutivo

El ayuntamiento mantiene la prolongación como premisa del nuevo plan del Cabanyal

2014-01-09Publicat per:
El gobierno municipal mantiene entre su objetivo «irrenunciable» la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, como una de las premisas en las reuniones a celebrar dentro de la comisión bilateral Gobierno-Generalitat, donde se dilucidará precisamente el futuro del plan urbanístico.
Así lo indicaron ayer fuentes cercanas al gobierno municipal. La comisión se celebrará próximamente, aunque ya ha rebasado ampliamente el plazo de un mes fijado el pasado 31 de octubre, cuando el consejo de Ministros aprobó desistir en el recurso presentado ante el Tribunal Constitucional contra el plan urbanístico del consistorio. El acuerdo se adoptó el 12 de noviembre.
Así las cosas, la postura del gobierno municipal no ha cambiado un ápice desde 2001, cuando la Generalitat aprobó de manera definitiva la prolongación de Blasco Ibáñez a través del Cabanyal y hasta el mar. El asunto cobra más importancia si cabe al tener en cuenta la última respuesta dada por el Gobierno sobre esta cuestión.
En una contestación parlamentaria a Esquerra Unida, el Ejecutivo del Partido Popular afirma que la modificación debe «estudiar una adaptación del plan especial que garantice la protección de los valores histórico-artísticos que motivaron la protección del Cabanyal en los términos previstos en la orden del Ministerio de Cultura del 29 de diciembre de 2009».
La respuesta ha sido interpretada por partidos y asociaciones contrarias a la prolongación como un varapalo a la tesis del gobierno municipal y la demostración de que debe rehacerse el plan urbanístico sin ampliar la avenida.
Nada más lejos de la intención del consistorio, al menos según lo que ha trascendido. El interlocutor ante la comisión bilateral será el vicealcalde, Alfonso Grau, aunque no se descarta una intervención directa de la alcaldesa Rita Barberá.
En este foro debe fijarse un calendario de trabajo y la promoción de propuestas que hagan posible la adaptación del plan municipal con la orden ministerial de 2009, que declaró la prolongación de la avenida como un expolio a los valores culturales y patrimoniales del barrio.
Otras fuentes indicaron que lo más probable es que el acuerdo pase por consensuar las actuaciones permitidas en todas las unidades de actuación (hay un total de 60) que no estén afectadas por la ampliación de la avenida. Esto último se dejaría en suspenso, para no demorar más las inversiones en el barrio.
Este paso será necesario para el desbloqueo de las licencias de obras, principalmente rehabilitación, ahora prohibidas por el consistorio salvo algunos casos puntuales, como que se trate de intervenciones de emergencia o beneficie a edificios protegidos por el propio plan.
De todas maneras, las modificaciones obligarán a un nuevo proceso de exposición al público, indicaron las mismas fuentes. El consistorio tiene solicitadas obras a la Generalitat a través del Plan Confianza por valor de 13 millones de euros, que se prorrogarán hasta que puedan ejecutarse, según afirman desde la Conselleria de Hacienda.
De concretarse esta alternativa, sería el mismo camino elegido que durante la redacción del Plan General de 1988, cuando se dejó diferida una solución para la prolongación de Blasco Ibáñez. En el barrio, la asociación de vecinos ha propuesto que las 500 viviendas compradas por el ayuntamiento para ser derribadas se rehabiliten, además de construir pisos de promoción pública en las que fueron demolidas estos años. En total, el plan afecta a 1.600 viviendas y en su lugar se construirán 1.500 protegidas, así como equipamientos públicos, jardines y la citada prolongación del bulevar.

<- Volver a Prensa