Inicio de la demolición del número 93 de la calle San Pedro. 25/05/2019 Las Provincias

Una máquina de grandes dimensiones inició ayer el derribo del edificio situado en el número 93 de la calle San Pedro, uno de los inmuebles fuera de ordenación y en estado ruinoso que han dominado la ‘zona cero’ del Cabanyal los últimos años. La empresa pública Plan Cabanyal-Canyamelar ha sido la responsable de esta obra, que dejará un solar edificable para viviendas

Inicio de la demolición del número 93 de la calle San Pedro. / lp

El Consistorio aprueba el reparto de 4,9 millones en ayudas para la rehabilitación de viviendas y una promoción pública

  1. Paco Moreno. Sábado, 25 mayo 2019, 00:04

Una máquina de grandes dimensiones inició ayer el derribo del edificio situado en el número 93 de la calle San Pedro, uno de los inmuebles fuera de ordenación y en estado ruinoso que han dominado la ‘zona cero’ del Cabanyal los últimos años. La empresa pública Plan Cabanyal-Canyamelar ha sido la responsable de esta obra, que dejará un solar edificable para viviendas. De momento no hay proyecto aprobado destinado a esta parcela, indicaron fuentes de la compañía formada por capital del Ayuntamiento y la Generalitat. Dentro de unos días se adjudicará la misma actuación en la finca situada en el número 103, también en estado ruinoso por años de ocupaciones ilegales y saqueo.

La propiedad de las viviendas es compartida en los dos casos entre el Consistorio y la citada empresa pública, por lo que en los futuros proyectos de edificación se tendrá que clarificar esta cuestión, normalmente gracias a permutas. Así ha sido por ejemplo para conseguir los solares necesarios donde invertir los fondos del Plan Edusi.

Se trata en ambos casos de edificios obsoletos, sin ninguna posibilidad de recuperación. La intervención coincide con la aprobación ayer en la junta de gobierno de un nuevo convenio anual del Plan ARRU, a través del cual los propietarios consiguen ayudas públicas destinadas a la rehabilitación de viviendas, también para zonas comunes. La subvención comprometida para este ejercicio ronda los 4,9 millones.

En la primera parte de este plan se llegó a beneficiar a unas 600 viviendas, dado que las ayudas están muy repartidas y en todos los casos, los propietarios deben aportar parte de la financiación. Otro de los asuntos aprobados en la junta fue sacar a concurso la rehabilitación de un edificio en la calle Escalante, 196, así como el 163 de José Benlliure y el número 3 de Amparo Guillem, donde se invertirá algo menos de medio millón de euros, destinados a la promoción pública de pisos. De cara al mandato que empieza el 15 de junio, el Consistorio tiene pendiente numerosas inversiones en este barrio del Marítimo.