Cabanyal, el poder del ejemplo