El Galardonado Cabanyal es “Marca España” y el Ayuntamiento sigue empeñado en destruirlo

Vicente Gallart – Vicepresidente de la Asociación de Vecinos y Vecinas Cabanyal-Canyamelar

El pasado domingo día 16 de junio, una representación de distintas entidades del Cabanyal-Canyamelar nos desplazamos a Atenas para acompañar a ESFERA AZUL, en la recogida del premio de la COMISIÓN EUROPEA y EUROPA NOSTRA, al proyecto CABANYAL ARCHIVO VIVO,  concedido por la defensa del patrimonio cultural en la categoría de educación, formación y concienciación. Un premio que fue recogido de manos de la Comisaria europea de Educación y Cultura, Androulla Vassiliou, y del máximo responsable de Europa Nostra, el tenor español Plácido Domingo.

Al conceder el galardón a El Cabanyal: un archivo vivo, el jurado señaló “la importancia de la iniciativa ciudadana cuando es consciente de su responsabilidad con respecto al patrimonio cultural tanto a nivel urbano o de calle, como a mayor escala arquitectónica y social”.

Una inolvidable experiencia para los que asistimos, pues pudimos comprobar el conocimiento que se tiene en muchos lugares de Europa, de la amenaza a la que está sometido esta parte del patrimonio cultural europeo que representa nuestro barrio, así como la admiración y solidaridad que despierta en el ámbito de la cultura, el trabajo que han venido realizando un grupo de vecinos durante estos últimos 15 años.

Seis fueron los proyectos españoles premiados, de entre los 30 galardones distribuidos en toda Europa. El Teatro Romano de Medellín, en Badajoz, el Románico Norte de Castilla y León, la Abadía Retuerta en Valladolid y el Patio de los Leones de La Alhambra granadina, en la categoría de conservación y restauración; «Graneros elevados: el arte perdido de construir con la naturaleza» de Castropol (Asturias), en la categoría de Investigación, y «Cabanyal archivo vivo», de Valencia, en la categoría de Educación, Formación y Concienciación. Proyectos con el denominador común de que todos ellos cuentan con el apoyo institucional, en el caso del Cabanyal, con el apoyo y financiación del Ministerio de Cultura, pero curiosamente con una peculiaridad en nuestro caso, el contar con la indiferencia, por no decir desprecio y oposición, de la administración más próxima, nuestro ayuntamiento.

Mientras que como resultado de este premio, el gobierno de España ha incorporado al Cabanyal en su proyecto de “MARCA ESPAÑA, nuestro ayuntamiento mantiene su obsesión por derribarlo. Mientras que Plácido Domingo subrayaba en la ceremonia de entrega de los premios, la importancia de la cultura como factor de creación de empleo, nuestra alcaldesa sigue empeñada en culpabilizar al Ministerio de Cultura de la suspensión de licencias de obra y actividades, que tantos puestos de trabajo crearían.

Ni la inclusión del barrio del Cabanyal-Canyamelar en la Lista Watch 2012 de la estadounidense World Monuments Fund, ni su más reciente inclusión en la Lista Roja de Hispania Nostra  han merecido la más mínima valoración o comentario de nuestras autoridades locales, como si el asunto no fuera con ellos. Lo mismo ha sucedido con este nuevo premio. Tal vez piensan que todo esto forma parte del conocido complot “judeo-masónico”, teledirigido desde los grupos de la oposición. Nada más lejos de la realidad, pero el argumento parece que les funciona con algunos.

Al tiempo que se otorgaba un galardón al reconocimiento del trabajo “en positivo” que venimos realizando algunos vecinos por la defensa del patrimonio cultural, coincidiendo con esta 50ª edición de los premio Europa Nostra, el barrio del Cabanyal-Canyamelar, debido a una nominación de la Fundación Diego de Sagredo, ha sido  incluido entre los 14 sitios europeos finalistas preseleccionados del Programa “LOS 7 MÁS EN PELIGRO”, quedando a un paso de quedar entre los “tristemente” seleccionados, debido a la amenaza que supone para su valor patrimonial, el proyecto municipal de la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez. Con este nuevo programa de promoción, Europa Nostra tiene como objetivo no sólo identificar los principales monumentos y sitios en peligro de extinción en Europa, sino también poner en marcha una verdadera llamada a la acción, que hubiera significado la llegada de equipos multidisciplinares de expertos, dispuestos a visitar el Cabanyal-Canyamelar, para contribuir a la búsqueda de soluciones sostenibles y viables para un futuro de progreso de nuestro barrio. Lamentamos que no haya sido posible, a pesar de nuestro esfuerzo.

Durante la visita y en las conversaciones mantenidas en los diversos actos a los que fuimos invitados, pudimos comprobar que en la “lógica” de nuestros contertulios, existía la idea de que el premio Europa Nostra al proyecto Cabanyal Archivo Vivo, que se nos había concedido  por la defensa del patrimonio cultural, suponía el alejamiento de la amenaza a la que estamos sometidos por parte de los planes municipales, de la que ellos son perfectos conocedores. Ojala, lo dioses del Olimpo les escuchen y hagan llegar hasta aquí sus deseos, guiados por lo que algunos denominaban “el sentido común”. Pero ya les hicimos saber, que por estas tierras las cosas no funcionan de esa manera, cuestión de la que creemos quedaron plenamente concienciados.

Fdo: Vicente Gallart

——————

Este artículo ha sido censurado corregido por el diario Levante-EMV ****ACTUALIZACIÓN: Ver comentario número uno del subdirector del diario Levante, Julio Monreal:

“Edité personal y cuidadosamente el artículo para su publicación en Levante-EMV y es absolutamente falso que haya sido censurado. Como se puede ver por los subrayados en rojo, se recortó la lista de premiados (ya publicada por el diario), una reiteración y el último párrafo de un artículo de mil palabras que excedía con mucho la extensión habitual de los textos para publicar, como se ha hecho saber a su autor, quien por razones que no comprendo ni comparto insiste en la censura.
Julio Monreal, subdirector de Levante-EMV”

Pulsar aquí para ver artículo diario

En el siguiente PDF artículo completo, en rojo los párrafos no incluidos en el artículo publicado en el diario

Vicente Gallart – Vicepresidente de la Asociación de Vecinos y Vecinas Cabanyal-Canyamelar

El pasado domingo día 16 de junio, una representación de distintas entidades del Cabanyal-Canyamelar nos desplazamos a Atenas para acompañar a ESFERA AZUL, en la recogida del premio de la COMISIÓN EUROPEA y EUROPA NOSTRA, al proyecto CABANYAL ARCHIVO VIVO,  concedido por la defensa del patrimonio cultural en la categoría de educación, formación y concienciación. Un premio que fue recogido de manos de la Comisaria europea de Educación y Cultura, Androulla Vassiliou, y del máximo responsable de Europa Nostra, el tenor español Plácido Domingo.

Al conceder el galardón a El Cabanyal: un archivo vivo, el jurado señaló “la importancia de la iniciativa ciudadana cuando es consciente de su responsabilidad con respecto al patrimonio cultural tanto a nivel urbano o de calle, como a mayor escala arquitectónica y social”.

Una inolvidable experiencia para los que asistimos, pues pudimos comprobar el conocimiento que se tiene en muchos lugares de Europa, de la amenaza a la que está sometido esta parte del patrimonio cultural europeo que representa nuestro barrio, así como la admiración y solidaridad que despierta en el ámbito de la cultura, el trabajo que han venido realizando un grupo de vecinos durante estos últimos 15 años.

Seis fueron los proyectos españoles premiados, de entre los 30 galardones distribuidos en toda Europa. El Teatro Romano de Medellín, en Badajoz, el Románico Norte de Castilla y León, la Abadía Retuerta en Valladolid y el Patio de los Leones de La Alhambra granadina, en la categoría de conservación y restauración; «Graneros elevados: el arte perdido de construir con la naturaleza» de Castropol (Asturias), en la categoría de Investigación, y «Cabanyal archivo vivo», de Valencia, en la categoría de Educación, Formación y Concienciación. Proyectos con el denominador común de que todos ellos cuentan con el apoyo institucional, en el caso del Cabanyal, con el apoyo y financiación del Ministerio de Cultura, pero curiosamente con una peculiaridad en nuestro caso, el contar con la indiferencia, por no decir desprecio y oposición, de la administración más próxima, nuestro ayuntamiento.

Mientras que como resultado de este premio, el gobierno de España ha incorporado al Cabanyal en su proyecto de “MARCA ESPAÑA”, nuestro ayuntamiento mantiene su obsesión por derribarlo. Mientras que Plácido Domingo subrayaba en la ceremonia de entrega de los premios, la importancia de la cultura como factor de creación de empleo, nuestra alcaldesa sigue empeñada en culpabilizar al Ministerio de Cultura de la suspensión de licencias de obra y actividades, que tantos puestos de trabajo crearían.

Ni la inclusión del barrio del Cabanyal-Canyamelar en la Lista Watch 2012 de la estadounidense World Monuments Fund, ni su más reciente inclusión en la Lista Roja de Hispania Nostra  han merecido la más mínima valoración o comentario de nuestras autoridades locales, como si el asunto no fuera con ellos. Lo mismo ha sucedido con este nuevo premio. Tal vez piensan que todo esto forma parte del conocido complot “judeo-masónico”, teledirigido desde los grupos de la oposición. Nada más lejos de la realidad, pero el argumento parece que les funciona con algunos.

Al tiempo que se otorgaba un galardón al reconocimiento del trabajo “en positivo” que venimos realizando algunos vecinos por la defensa del patrimonio cultural, coincidiendo con esta 50ª edición de los premio Europa Nostra, el barrio del Cabanyal-Canyamelar, debido a una nominación de la Fundación Diego de Sagredo, ha sido  incluido entre los 14 sitios europeos finalistas preseleccionados del Programa “LOS 7 MÁS EN PELIGRO”, quedando a un paso de quedar entre los “tristemente” seleccionados, debido a la amenaza que supone para su valor patrimonial, el proyecto municipal de la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez. Con este nuevo programa de promoción, Europa Nostra tiene como objetivo no sólo identificar los principales monumentos y sitios en peligro de extinción en Europa, sino también poner en marcha una verdadera llamada a la acción, que hubiera significado la llegada de equipos multidisciplinares de expertos, dispuestos a visitar el Cabanyal-Canyamelar, para contribuir a la búsqueda de soluciones sostenibles y viables para un futuro de progreso de nuestro barrio. Lamentamos que no haya sido posible, a pesar de nuestro esfuerzo.

Durante la visita y en las conversaciones mantenidas en los diversos actos a los que fuimos invitados, pudimos comprobar que en la “lógica” de nuestros contertulios, existía la idea de que el premio Europa Nostra al proyecto Cabanyal Archivo Vivo, que se nos había concedido  por la defensa del patrimonio cultural, suponía el alejamiento de la amenaza a la que estamos sometidos por parte de los planes municipales, de la que ellos son perfectos conocedores. Ojala, lo dioses del Olimpo les escuchen y hagan llegar hasta aquí sus deseos, guiados por lo que algunos denominaban “el sentido común”. Pero ya les hicimos saber, que por estas tierras las cosas no funcionan de esa manera, cuestión de la que creemos quedaron plenamente concienciados.

Fdo: Vicente Gallart

——————

Este artículo ha sido censurado corregido por el diario Levante-EMV (****ACTUALIZACIÓN: Ver comentario número uno del subdirector del diario Levante, Julio Monreal:

“Edité personal y cuidadosamente el artículo para su publicación en Levante-EMV y es absolutamente falso que haya sido censurado. Como se puede ver por los subrayados en rojo, se recortó la lista de premiados (ya publicada por el diario), una reiteración y el último párrafo de un artículo de mil palabras que excedía con mucho la extensión habitual de los textos para publicar, como se ha hecho saber a su autor, quien por razones que no comprendo ni comparto insiste en la censura.
Julio Monreal, subdirector de Levante-EMV”

Pulsar aquí para ver artículo diario

En el siguiente PDF artículo completo, en rojo los párrafos no incluidos en el artículo publicado en el diario