Comunicado Asociación de Vecinos sobre “el pacto del mar” de los hosteleros

     Desde la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar no podemos más que congratularnos con la iniciativa de la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV), que tras la reunión celebrada este viernes,piden un “plan urgente” para la regeneración “integral” del Barrio del Cabanyal “que erradique los focos de marginalidad, mejore la dotación de servicios públicos y dinamice la actividad del pequeño comercio y la hostelería y que incluya el desbloqueo de los permisos de obras para mejorar la calidad de vida en las viviendas y las obras de remodelación y mantenimiento de los locales comerciales”. De esta manera, para “poner en valor el patrimonio histórico y cultural del Cabanyal y su histórica vinculación con el mar, como un auténtico producto turístico”.

     Su petición coincide plenamente con la defensa que venimos haciendo de nuestro barrio desde esta Asociación de Vecinos y que en los últimos tiempos se ha materializado con los acuerdos alcanzados con la mayor parte de las organizaciones sociales y culturales del Cabanyal-Canyamelar, a través de plataforma de entidades UNITS PEL CABANYAL”.  

     La reactivación económica es clave para la recuperación urbanística y social de nuestro barrio y nos llama la atención que a pesar de las promesas de los concejales del equipo de gobierno con los que se han venido manteniendo algunas reuniones en los últimos meses, la suspensión de licencias continúe exactamente en la misma situación, sin que se hayan llegado a dar las explicaciones e informaciones a las que el Sr. Alfonso Grau se comprometió públicamente en la primera reunión. Tampoco sabemos nada a día de hoy del prometido Plan Socio-económico de la Universidad de Valencia que debía impulsar y consolidar la llegada de jóvenes universitarios a nuestro barrio, del que también se comprometió a mantenernos informados el concejal.

     Por las informaciones que nos llegan, el ayuntamiento de Valencia continua aplicando criterios arbitrarios a la hora de suspender las licencias, una vez se ha reunido todos los informes técnicos para ser concedidas. La última de la que hemos tenido conocimiento ha sido la denegada a una empresa que solicitaba una licencia de cambio de uso de garaje a local de carga y descarga. El argumento utilizado para la negativa, una vez más ha sido que “no puede concederse la licencia solicitada, al tratarse de una actuación que supondría la ejecución del PEPRI, que está a fecha de hoy suspendido”.