L’Associació de Veïns Cabanyal-Canyamelar diu que Barberà “accentua” el conflicte en comptes de resoldre’l (Europa Press)

La Asociación de Vecinos de Cabanyal-Canyamelar aseguró hoy que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, “acentúa” con su actitud los conflictos abiertos por la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar a través del barrio “en lugar de resolverlos” y lamentó que la primera edil “tan sólo quiere escuchar a los que piensan como ella”.La Asociación de Vecinos de Cabanyal-Canyamelar aseguró hoy que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, “acentúa” con su actitud los conflictos abiertos por la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar a través del barrio “en lugar de resolverlos” y lamentó que la primera edil “tan sólo quiere escuchar a los que piensan como ella”.La Asociación de Vecinos de Cabanyal-Canyamelar aseguró hoy que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, “acentúa” con su actitud los conflictos abiertos por la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar a través del barrio “en lugar de resolverlos” y lamentó que la primera edil “tan sólo quiere escuchar a los que piensan como ella”.

El colectivo se expresó en estos términos en referencia a las declaraciones realizadas hoy por Barberá, quien afirmó que con la asociación Salvem el Cabanyal no va a ir “a ninguna parte” porque son “violentos” y recalcó al respecto: “no necesito a nadie que me acompañe para ver el Cabanyal porque el Cabanyal es un barrio más de Valencia y yo soy la alcaldesa de Valencia y entro en todas las calles de Valencia”. “No necesito que nadie me invite a ver las calles de Valencia”, subrayó.

Al respecto, la entidad subrayó, a través de un comunicado, que “no ha sido la Plataforma Salvem el Cabanyal, sino la Asociación de Vecinos de Cabanyal-Canyamelar la que la ha invitado a través de los medios de comunicación, a pasear por estas calles, no sólo para que vea las consecuencias de su gestión durante estos últimos 19 años, sino para poder contarle propuestas”.

“Algo habrá que hacer en el barrio si pretende cumplir la orden Ministerial, aspecto este que desconocemos”, apuntaron fuentes de la asociación, que recalcaron que “en eso consiste la participación ciudadana que suponemos que ella comparte”.

“Sea quien sea los que piense que le han invitado a dialogar

–prosiguen– debería dejar de llamarlos violentos. Queda demasiado vehemente y dice poco de una alcaldesa que se dirige de esa manera a los vecinos, sobre todo porque ese latiguillo que viene repitiendo desde hace más de 10 años viene a cuento de un incidente que tuvo con una señora de 80 años, a la que pretendía tirar de su casa y no parecía estar muy complacida con la idea la pobre anciana”.

En opinión de la asociación, “tal y como utiliza ese calificativo la alcaldesa, más bien parece que es un pretexto para no tener que entrar en los auténticos motivos que le impiden entrevistarse con unos vecinos que tan sólo vienen realizando una defensa de este barrio y de sus propiedades con los medios que establece la constitución, que no ha sido otros que acudir a la vía de los tribunales y de las administraciones competentes”.

DIFERENCIA

Por ello, el colectivo dice “no entender qué diferencia encuentra entre ella y sus concejales, a los que si ha permitido reunirse en alguna ocasión con los miembros de esta Asociación de Vecinos, en incluso con los de Salvem el Cabanyal”. “Acaso no le parece importante esta cuestión, o tal vez es que lo que resulta indigno para la alcaldesa de esta ciudad no lo es para sus concejales”, se preguntan desde la agrupación.

Los representantes de esta asociación tampoco comprenden que Barberá diga ahora que no necesita que nadie le invite para venir al Cabanyal “cuando apenas hace unas semanas gustó de aceptar cogida del bracito –como ahora dice en referencia a la ministra de Cultura– del grupo de vecinas que defienden la prolongación”.

Finalmente, la asociación advierte de que se mantendrá “expectante” ante la falta de respuesta del resto de invitados: el concejal Alfonso Grau, el conseller Juan Cotino o, incluso, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps”.

El colectivo se expresó en estos términos en referencia a las declaraciones realizadas hoy por Barberá, quien afirmó que con la asociación Salvem el Cabanyal no va a ir “a ninguna parte” porque son “violentos” y recalcó al respecto: “no necesito a nadie que me acompañe para ver el Cabanyal porque el Cabanyal es un barrio más de Valencia y yo soy la alcaldesa de Valencia y entro en todas las calles de Valencia”. “No necesito que nadie me invite a ver las calles de Valencia”, subrayó.

Al respecto, la entidad subrayó, a través de un comunicado, que “no ha sido la Plataforma Salvem el Cabanyal, sino la Asociación de Vecinos de Cabanyal-Canyamelar la que la ha invitado a través de los medios de comunicación, a pasear por estas calles, no sólo para que vea las consecuencias de su gestión durante estos últimos 19 años, sino para poder contarle propuestas”.

“Algo habrá que hacer en el barrio si pretende cumplir la orden Ministerial, aspecto este que desconocemos”, apuntaron fuentes de la asociación, que recalcaron que “en eso consiste la participación ciudadana que suponemos que ella comparte”.

“Sea quien sea los que piense que le han invitado a dialogar

–prosiguen– debería dejar de llamarlos violentos. Queda demasiado vehemente y dice poco de una alcaldesa que se dirige de esa manera a los vecinos, sobre todo porque ese latiguillo que viene repitiendo desde hace más de 10 años viene a cuento de un incidente que tuvo con una señora de 80 años, a la que pretendía tirar de su casa y no parecía estar muy complacida con la idea la pobre anciana”.

En opinión de la asociación, “tal y como utiliza ese calificativo la alcaldesa, más bien parece que es un pretexto para no tener que entrar en los auténticos motivos que le impiden entrevistarse con unos vecinos que tan sólo vienen realizando una defensa de este barrio y de sus propiedades con los medios que establece la constitución, que no ha sido otros que acudir a la vía de los tribunales y de las administraciones competentes”.

DIFERENCIA

Por ello, el colectivo dice “no entender qué diferencia encuentra entre ella y sus concejales, a los que si ha permitido reunirse en alguna ocasión con los miembros de esta Asociación de Vecinos, en incluso con los de Salvem el Cabanyal”. “Acaso no le parece importante esta cuestión, o tal vez es que lo que resulta indigno para la alcaldesa de esta ciudad no lo es para sus concejales”, se preguntan desde la agrupación.

Los representantes de esta asociación tampoco comprenden que Barberá diga ahora que no necesita que nadie le invite para venir al Cabanyal “cuando apenas hace unas semanas gustó de aceptar cogida del bracito –como ahora dice en referencia a la ministra de Cultura– del grupo de vecinas que defienden la prolongación”.

Finalmente, la asociación advierte de que se mantendrá “expectante” ante la falta de respuesta del resto de invitados: el concejal Alfonso Grau, el conseller Juan Cotino o, incluso, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps”.

El colectivo se expresó en estos términos en referencia a las declaraciones realizadas hoy por Barberá, quien afirmó que con la asociación Salvem el Cabanyal no va a ir “a ninguna parte” porque son “violentos” y recalcó al respecto: “no necesito a nadie que me acompañe para ver el Cabanyal porque el Cabanyal es un barrio más de Valencia y yo soy la alcaldesa de Valencia y entro en todas las calles de Valencia”. “No necesito que nadie me invite a ver las calles de Valencia”, subrayó.

Al respecto, la entidad subrayó, a través de un comunicado, que “no ha sido la Plataforma Salvem el Cabanyal, sino la Asociación de Vecinos de Cabanyal-Canyamelar la que la ha invitado a través de los medios de comunicación, a pasear por estas calles, no sólo para que vea las consecuencias de su gestión durante estos últimos 19 años, sino para poder contarle propuestas”.

“Algo habrá que hacer en el barrio si pretende cumplir la orden Ministerial, aspecto este que desconocemos”, apuntaron fuentes de la asociación, que recalcaron que “en eso consiste la participación ciudadana que suponemos que ella comparte”.

“Sea quien sea los que piense que le han invitado a dialogar

–prosiguen– debería dejar de llamarlos violentos. Queda demasiado vehemente y dice poco de una alcaldesa que se dirige de esa manera a los vecinos, sobre todo porque ese latiguillo que viene repitiendo desde hace más de 10 años viene a cuento de un incidente que tuvo con una señora de 80 años, a la que pretendía tirar de su casa y no parecía estar muy complacida con la idea la pobre anciana”.

En opinión de la asociación, “tal y como utiliza ese calificativo la alcaldesa, más bien parece que es un pretexto para no tener que entrar en los auténticos motivos que le impiden entrevistarse con unos vecinos que tan sólo vienen realizando una defensa de este barrio y de sus propiedades con los medios que establece la constitución, que no ha sido otros que acudir a la vía de los tribunales y de las administraciones competentes”.

DIFERENCIA

Por ello, el colectivo dice “no entender qué diferencia encuentra entre ella y sus concejales, a los que si ha permitido reunirse en alguna ocasión con los miembros de esta Asociación de Vecinos, en incluso con los de Salvem el Cabanyal”. “Acaso no le parece importante esta cuestión, o tal vez es que lo que resulta indigno para la alcaldesa de esta ciudad no lo es para sus concejales”, se preguntan desde la agrupación.

Los representantes de esta asociación tampoco comprenden que Barberá diga ahora que no necesita que nadie le invite para venir al Cabanyal “cuando apenas hace unas semanas gustó de aceptar cogida del bracito –como ahora dice en referencia a la ministra de Cultura– del grupo de vecinas que defienden la prolongación”.

Finalmente, la asociación advierte de que se mantendrá “expectante” ante la falta de respuesta del resto de invitados: el concejal Alfonso Grau, el conseller Juan Cotino o, incluso, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps”.