Salvem el Cabanyal convida a Camps, Cotino i Barberá a veure la “realitat” del barri “amb els seus propis ulls” (Europa Press)

Salvem el Cabanyal invitó este lunes al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, al conseller de Medio Ambiente y Vivienda, Juan Cotino, a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y al concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, a visitar las zonas del barrio “que quieran conocer y ver con sus propios ojos la realidad” de este distrito marítimo, según informó la plataforma en un comunicado.

Salvem el Cabanyal invitó este lunes al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, al conseller de Medio Ambiente y Vivienda, Juan Cotino, a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y al concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, a visitar las zonas del barrio “que quieran conocer y ver con sus propios ojos la realidad” de este distrito marítimo, según informó la plataforma en un comunicado.

Salvem el Cabanyal invitó este lunes al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, al conseller de Medio Ambiente y Vivienda, Juan Cotino, a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y al concejal de Grandes Proyectos, Alfonso Grau, a visitar las zonas del barrio “que quieran conocer y ver con sus propios ojos la realidad” de este distrito marítimo, según informó la plataforma en un comunicado.

Asimismo, la asociación acusó a la alcaldesa de Valencia de ser “excesivamente vehemente” cuando habla del barrio –coincidiendo con la calificación que el domingo empleó la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, para definir la petición de Barberá de visitar el Cabanyal con ella–, al tiempo que criticó que la plataforma lleva 12 años intentando hablar con la primera edil y aún no lo ha conseguido.

Salvem el Cabanyal dice conocer “muy bien” esa “vehemencia” con la que “la alcaldesa aborda todas las cuestiones que se refieren al barrio, una vehemencia que le lleva a calificar como grupo de violentos, llegando a lanzar paralelismos con el grupo terrorista ETA, a aquellos vecinos que no compartimos con ella su proyecto de destrucción de una parte importantísima del Cabanyal”.

En esta línea, la asociación afirma no entender “ese interés que manifiesta Barberá, de forma tan vehemente, desde que se aprobó la Orden ministerial que declara el expolio, por mostrar a todos los representantes del Gobierno –central– que se pasan por esta ciudad, el estado en que se encuentra el Cabanyal después de los 19 años de lo que ha sido su gestión como alcaldesa”.

En su opinión, “ella y nadie más que ella –Barberá– es la responsable del expolio al que ha venido siendo sometido. Una veces por omisión, por abandono de sus competencias en protegerlo y otras veces por acción, derribando edificios que han permanecido protegidos durante más de 20 años, desde que se aprobó el PGOU y de los que ahora pretende mostrar el solar que han dejado tras su destrucción, en una extraña maniobra de confusión, que no pretende otra cosa mas que negar el valor patrimonial de esta parte de la Valencia declarada Bien de Interés Cultural, que representa el Cabanyal”.

“En esa estrategia hay que entender el interés del Ayuntamiento por darse prisa en hacer desaparecer dos de los edificios más emblemáticos de esa parte del Cabanyal, como eran La Casa de la Palmera y El Miramar del Horno de la Estrella. Cuanto menos cosas queden más fácil le resulta a la alcaldesa enseñar el barrio a los que no lo conocían antes”, lamentó.

REUNIÓN CON VECINOS EN FAVOR DE PROLONGACIÓN

Salvem el Cabanyal, además, dijo “no entender” la “actitud y pretensiones” del grupo de vecinos que promueven la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y les emplazó a reunirse para “conocer de primera mano cuáles son sus reivindicaciones y tratar de buscar puntos coincidentes con el objeto de exigir mejoras para el barrio a las instituciones responsables de la situación actual”.

“Exigir la erradicación de la delincuencia de la droga y la degradación que se está instaurando en muchas casas de la zona afectada por la prolongación. Exigir la puesta en marcha de políticas que favorezcan la regeneración y revitalización del comercio. Potenciar la rehabilitación que fomente el empleo y la puesta en marcha de equipamiento en el barrio. Todo ello sin querer entrar en la discusión de la paralizada prolongación, que sabemos que nos divide”, señaló la plataforma.

Asimismo, la asociación acusó a la alcaldesa de Valencia de ser “excesivamente vehemente” cuando habla del barrio –coincidiendo con la calificación que el domingo empleó la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, para definir la petición de Barberá de visitar el Cabanyal con ella–, al tiempo que criticó que la plataforma lleva 12 años intentando hablar con la primera edil y aún no lo ha conseguido.

Salvem el Cabanyal dice conocer “muy bien” esa “vehemencia” con la que “la alcaldesa aborda todas las cuestiones que se refieren al barrio, una vehemencia que le lleva a calificar como grupo de violentos, llegando a lanzar paralelismos con el grupo terrorista ETA, a aquellos vecinos que no compartimos con ella su proyecto de destrucción de una parte importantísima del Cabanyal”.

En esta línea, la asociación afirma no entender “ese interés que manifiesta Barberá, de forma tan vehemente, desde que se aprobó la Orden ministerial que declara el expolio, por mostrar a todos los representantes del Gobierno –central– que se pasan por esta ciudad, el estado en que se encuentra el Cabanyal después de los 19 años de lo que ha sido su gestión como alcaldesa”.

En su opinión, “ella y nadie más que ella –Barberá– es la responsable del expolio al que ha venido siendo sometido. Una veces por omisión, por abandono de sus competencias en protegerlo y otras veces por acción, derribando edificios que han permanecido protegidos durante más de 20 años, desde que se aprobó el PGOU y de los que ahora pretende mostrar el solar que han dejado tras su destrucción, en una extraña maniobra de confusión, que no pretende otra cosa mas que negar el valor patrimonial de esta parte de la Valencia declarada Bien de Interés Cultural, que representa el Cabanyal”.

“En esa estrategia hay que entender el interés del Ayuntamiento por darse prisa en hacer desaparecer dos de los edificios más emblemáticos de esa parte del Cabanyal, como eran La Casa de la Palmera y El Miramar del Horno de la Estrella. Cuanto menos cosas queden más fácil le resulta a la alcaldesa enseñar el barrio a los que no lo conocían antes”, lamentó.

REUNIÓN CON VECINOS EN FAVOR DE PROLONGACIÓN

Salvem el Cabanyal, además, dijo “no entender” la “actitud y pretensiones” del grupo de vecinos que promueven la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y les emplazó a reunirse para “conocer de primera mano cuáles son sus reivindicaciones y tratar de buscar puntos coincidentes con el objeto de exigir mejoras para el barrio a las instituciones responsables de la situación actual”.

“Exigir la erradicación de la delincuencia de la droga y la degradación que se está instaurando en muchas casas de la zona afectada por la prolongación. Exigir la puesta en marcha de políticas que favorezcan la regeneración y revitalización del comercio. Potenciar la rehabilitación que fomente el empleo y la puesta en marcha de equipamiento en el barrio. Todo ello sin querer entrar en la discusión de la paralizada prolongación, que sabemos que nos divide”, señaló la plataforma.

Asimismo, la asociación acusó a la alcaldesa de Valencia de ser “excesivamente vehemente” cuando habla del barrio –coincidiendo con la calificación que el domingo empleó la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, para definir la petición de Barberá de visitar el Cabanyal con ella–, al tiempo que criticó que la plataforma lleva 12 años intentando hablar con la primera edil y aún no lo ha conseguido.

Salvem el Cabanyal dice conocer “muy bien” esa “vehemencia” con la que “la alcaldesa aborda todas las cuestiones que se refieren al barrio, una vehemencia que le lleva a calificar como grupo de violentos, llegando a lanzar paralelismos con el grupo terrorista ETA, a aquellos vecinos que no compartimos con ella su proyecto de destrucción de una parte importantísima del Cabanyal”.

En esta línea, la asociación afirma no entender “ese interés que manifiesta Barberá, de forma tan vehemente, desde que se aprobó la Orden ministerial que declara el expolio, por mostrar a todos los representantes del Gobierno –central– que se pasan por esta ciudad, el estado en que se encuentra el Cabanyal después de los 19 años de lo que ha sido su gestión como alcaldesa”.

En su opinión, “ella y nadie más que ella –Barberá– es la responsable del expolio al que ha venido siendo sometido. Una veces por omisión, por abandono de sus competencias en protegerlo y otras veces por acción, derribando edificios que han permanecido protegidos durante más de 20 años, desde que se aprobó el PGOU y de los que ahora pretende mostrar el solar que han dejado tras su destrucción, en una extraña maniobra de confusión, que no pretende otra cosa mas que negar el valor patrimonial de esta parte de la Valencia declarada Bien de Interés Cultural, que representa el Cabanyal”.

“En esa estrategia hay que entender el interés del Ayuntamiento por darse prisa en hacer desaparecer dos de los edificios más emblemáticos de esa parte del Cabanyal, como eran La Casa de la Palmera y El Miramar del Horno de la Estrella. Cuanto menos cosas queden más fácil le resulta a la alcaldesa enseñar el barrio a los que no lo conocían antes”, lamentó.

REUNIÓN CON VECINOS EN FAVOR DE PROLONGACIÓN

Salvem el Cabanyal, además, dijo “no entender” la “actitud y pretensiones” del grupo de vecinos que promueven la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y les emplazó a reunirse para “conocer de primera mano cuáles son sus reivindicaciones y tratar de buscar puntos coincidentes con el objeto de exigir mejoras para el barrio a las instituciones responsables de la situación actual”.

“Exigir la erradicación de la delincuencia de la droga y la degradación que se está instaurando en muchas casas de la zona afectada por la prolongación. Exigir la puesta en marcha de políticas que favorezcan la regeneración y revitalización del comercio. Potenciar la rehabilitación que fomente el empleo y la puesta en marcha de equipamiento en el barrio. Todo ello sin querer entrar en la discusión de la paralizada prolongación, que sabemos que nos divide”, señaló la plataforma.